Hace ya una semana que volvimos de Mallorca y todavía hoy seguimos echando de menos esos ratos en la Isla.

No hay ni un día en que nos encontremos por los pasillos y no lo rememoremos, y es que ha sido una experiencia inolvidable para todos y cada uno de nosotros. 

Para algunos, la primera vez lejos de casa; para otros, la primera vez en avión, pero para todos una semana enriquecedora en la que hemos podido descansar en la playa, disfrutar de Palma de Mallorca, escuchar las "Cuatro Estaciones" de Vivaldi en las Cuevas del Drach y finalizar la experiencia en la infinidad de atracciones acuáticas que ofrece el Aqualand.