Como complemento a nuestra programación de 2º Ciclo de Educación Infantil para el primer trimestre, esta semana hemos recibido la visita de la Compañía Pekeblau, que ha llevado a cabo diferentes actividades musicales. A través de una sencilla puesta en escena, y primando siempre la interacción con el público, nuestros alumnos han podido disfrutar de talleres musicales y conciertos pedagógicos adaptados a los objetivos de cada curso.

En 3 años, dos violinistas-pedagogas desarrollaron ayer el taller musical “La Ratita Presumifasol”, el cual gira en torno al cuento clásico, pero con un hilo conductor muy especial: la música. Además, tras la narración pudieron tocar varios instrumentos de cuerda y de percusión, bailando y cantando melodías tradicionales y disfrutando al compás de la música. El contenido del Taller se adapta así a la edad de los niños, utilizando mucho los movimientos de manos y haciendo más hincapié en los elementos sonoros y visuales que en los abstractos, lo que nos permite alcanzar objetivos como desarrollar la capacidad de expresión a través de técnicas musicales diversas, potenciar la audición y disfrute de la música, desarrollar la memorización de distintos sonidos, potenciar la psicomotricidad fina y gruesa,… Y lo mejor es que además alcanzamos todos estos objetivos de una manera lúdica, divirtiéndose y disfrutando de la música en directo de las dos violinistas que desde el primer instante supieron atrapar la atención de los niños con el “mágico” sonido de sus violines, en una experiencia que para muchos de ellos supone su primer contacto con este instrumento e, incluso, con la música en directo.

En cuanto a los alumnos de 4 y 5 años, aprovechamos que su capacidad de atención es mayor para llevar a cabo esta mañana un concierto pedagógico de piano y violines. La obra elegida ha sido “Las Cuatro Estacioncitas”, una adaptación de la famosa obra de Vivaldi que se convierte así en un cuento musical donde a través de narraciones cortas, los niños se han acercado al compositor y a una de sus obras más representativas. La música nos colorea de sonido un nuevo cuento en cada uno de sus movimientos, lo que nos permite recorrer las cuatro estaciones del año, recreando con música y movimiento sus características de la mano de los tres protagonistas (Antonio Vivaldi y sus dos alumnas preferidas, Giulietta y Brunetta), que nos adentran en el corazón de la música descriptiva. Una vez más, la interacción de los interpretes con nuestros alumnos ha sido permanente, llegando incluso a subir en pequeños grupos al escenario para participar en el desarrollo de la obra (cantando, bailando y haciéndose cargo de los instrumentos de percusión). Así, sentirse protagonistas y auténticos músicos encima del escenario, unidos a la magia de la música en directo, han convertido este concierto en una experiencia inolvidable.